Contacts

info@wordpress-774989-2687693.cloudwaysapps.com

+52 (55)11029165

Etiqueta: Dia Mundial del Corazón

Consultorio Kardias

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el planeta. Y más de tres cuartas partes de estas muertes relacionadas con cardiopatías y accidentes cerebrovasculares ocurren en países de ingresos medianos y bajos. 

Los problemas cardiovasculares pueden estar originados por múltiples factores: desde el tabaquismo a la diabetes pasando por la presión arterial alta y la obesidad, la contaminación del aire, las dietas malsanas, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, la hiperlipidemia o incluso patologías menos comunes, como la enfermedad de Chagas o la amiloidosis cardíaca.

Los ataques al corazón y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro. Estos ataques también pueden deberse a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre. 

De acuerdo con la Organización Panamericana de Salud, actualmente hay 520 millones de personas que viven con enfermedades cardiovasculares. En México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) registró 141 mil 800 muertes por este problema entre enero y agosto del 2020, convirtiéndose en la principal causa de decesos.

Los síntomas de la enfermedad cardiovascular pueden ser diferentes entre los hombres y las mujeres y los síntomas pueden incluir, dolor de pecho, falta de aire, dolor, entumecimiento, debilidad o frío en las piernas o los brazos si se estrechan los vasos sanguíneos de las partes en el cuerpo; dolor en el cuello, la mandíbula, la garganta, abdomen superior o en la espalda. Algunos de los factores de riesgo para desarrollar enfermedades del corazón pueden incluir, edad, sexo o antecedentes familiares.

La atención oportuna es primordial para evitar secuelas graves, irreversibles e incluso la muerte por enfermedades cardiovasculares, ya que hasta 90% de las personas infartadas logra sobrevivir cuando recibe tratamiento a tiempo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”.

Esta institución afirma que es indispensable realizar al menos 30 minutos diarios de actividad física, consumir verduras y frutas en desayuno, comida y cena, evitar alimentos procesados, y acudir al menos una vez al año a revisión médica para detectar a tiempo cualquier alteración física que sea factor de riesgo para desarrollar enfermedad cardiovascular.

Corazones Unidos

En el marco del día Mundial del Corazón, El Centro Pediátrico invita a unirse a la campaña de donación de sangre, para los beneficiarios del programa Kardias y el Centro Médico ABC

Corazones Unidos

Este 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón. Este año, los organismos internacionales decidieron poner énfasis en la relevancia de construir entornos saludables; esto como estrategia necesaria para reducir los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares. 

Estos padecimientos constituyen la primera causa de muerte en el mundo y en la mayoría de los países de la Región de las Américas. Según cifras de la Organización Panamericana de Salud, estos causan 1.6 millones de muertes al año; el 30% de ellas prematuras en personas adultas cuya edad oscila entre los 30 y los 69 años.

¿Qué pasa con las cardiopatías congénitas?

1 de cada 120 bebés en el mundo nace con una cardiopatía congénita y, si bien estas no pueden prevenirse, lo que sí puede hacerse es construir entornos saludables y de bienestar para las niñas y los niños cardiópatas que, tras sobrevivir a una cirugía o intervencionismo para corregir su malformación, requieren contar con el apoyo de su familia, maestros y amigos para mantenerse saludables.

1 de cada 120 bebés en el mundo nace con una cardiopatía congénita. Fuente:  Abdulla, J. Pediatr. Cardiol. 23:481-482, 2002.

Muchas cardiopatías se curan con procedimientos quirúrgicos o por cateterismo. Otras, aunque no se curen, pueden, con estos mismos procedimientos, mejorarse y permitir a las y los pacientes llevar a cabo sus actividades con mayor o menor grado de limitaciones físicas.

El seguimiento cardiológico es siempre fundamental para permitir a los pacientes obtener el mayor beneficio de sus tratamientos.

Vida saludable

Es básico para cualquier persona que quiera prevenir un trastorno cardíaco llevar una alimentación saludable; pero para las niñas y los niños cardiópatas esto se vuelve indispensable.

De ahí que se recomienda construir un estilo de vida saludable integral: dietas bajas en sodio, realizar ejercicio físico poco a poco hasta convertirse un hábito y al llegar a la etapa adulta, evitar el consumo de tabaco.  

Esto va más allá de los esfuerzos individuales o familiares. Se requiere un compromiso de la sociedad y las autoridades para promover políticas públicas que difundan y brinden las condiciones que garanticen estos entornos de bienestar: acceso a alimentos de calidad, campañas informativas, espacios públicos donde se practicar actividad física de manera segura y una educación integral para la salud, tanto en la escuela como en la casa.

Esfuerzo de todos

La Organización Panamericana de la Salud reconoce la importancia de trabajar impulsando políticas efectivas para reducir la ingesta de sal, fomentar la actividad física y continuar avanzando en la prevención y control del tabaquismo. Estas son algunas de las medidas que promueve el Plan de Acción regional para la prevención y control de las enfermedades no transmisibles.  

Reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares resulta imprescindible para reducir en un 25% la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para el año 2025. Según el compromiso adquirido en el Plan Mundial de Prevención y Control  de Enfermedades No Transmisibles.

Es por ello que, en el Día Mundial del Corazón, que se celebra el 29 de septiembre, se intenta concientizar a la población de la importancia de reducir al mínimo los factores de riesgo y sobre el papel que en esto juegan la familia, la escuela y la comunidad.

Latidos de esperanza

Compartimos el testimonio de Andra Cosme, beneficiaria del programa Kardias, quien es ejemplo de la importancia de la creación de ambientes de bienestar.