Padecimientos que tratamos

 

Una cardiopatía es un término médico que se utiliza para referirse a cualquier afección o enfermedad del corazón. Existen dos tipos: 

Las cardiopatías congénitas son aquellas que se originan desde que el bebé está en el vientre, mientras que las cardiopatías adquiridas son aquellas que se adquieren después del nacimiento

En el Centro Pediátrico del Corazón tratamos todo tipo de cardiopatías en pacientes en edad pediátrica, y en aquellos adultos que lo requieren. Algunas de las más frecuentes son las siguientes:

Persistencia del Conducto Arterioso (PCA):

Previo al nacimiento existe un vaso, llamado conducto arterioso, que comunica la aorta con la arteria pulmonar. Esta estructura cierra casi inmediatamente al nacimiento. Cuando no cierra, hay sangre que va a los pulmones que se mezcla de la aorta a la arteria pulmonar. Habitualmente se presenta en pacientes prematuros, pero puede existir en cualquier niño.

Comunicación Interauricular (CIA):

Existe un orificio anormal en el tabique que separa las cavidades superiores del corazón, provocando que los pulmones reciban más sangre de lo normal y se congestionen.

Comunicación interventricular (CIV):

 Existe un orificio anormal en el tabique que separa las cavidades inferiores del corazón, lo cual pone en comunicación la cavidad izquierda (o ventrículo izquierdo), de alta presión, con la cavidad derecha (o ventrículo derecho), de baja presión, y provoca que los pulmones reciban más sangre de lo normal.

Canal Auriculoventricular (AV):

Es una malformación compleja que involucra a diversas estructuras del corazón, incluyendo al tabique que separa las cavidades superiores, al tabique que separa las cavidades inferiores, y a las válvulas que separan las cavidades superiores de las inferiores. Estas alteraciones en la estructura del corazón provocan corto-circuitos de sangre del lado izquierdo al lado derecho, congestión de los pulmones y mal funcionamiento de las válvulas cardiacas involucradas.

Atresia Tricuspídea:

En esta enfermedad no existe la válvula tricúspide, que es la que permite el paso de sangre sin oxígeno desde la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho, para ser expulsada desde ahí hacia los pulmones para oxigenarse y regresar al lado izquierdo del corazón.

Transposición de las Grandes Arterias:

En un corazón normal la aorta se conecta con el ventrículo izquierdo, mientras que la arteria pulmonar conecta con el ventrículo derecho. En el caso de una transposición de las grandes arterias, la aorta está mal conectada con el ventrículo derecho y la arteria pulmonar con el ventrículo izquierdo, provocando que la sangre no oxigenada vaya directo al organismo, mientras que la oxigenada va a los pulmones.

Tetralogía de Fallot:

Esta cardiopatía es una combinación de cuatro defectos cardíacos:

  • Comunicación interventricular. Un orificio en la pared de los ventrículos que provoca que la sangre no oxigenada, del lado derecho, se mezcle con la sangre oxigenada, del lado izquierdo.
  • Estenosis Subpulmonar. La vía de salida del ventrículo derecho se encuentra estrecha. La obstrucción habitualmente se encuentra por debajo de la válvula pulmonar, pero ésta, y la misma arteria pulmonar, generalmente se encuentran también afectadas y estrechas. Esto provoca que la sangre pase del ventrículo derecho al ventrículo izquierdo a través del orificio, o comunicación interventricular, que comunica a los dos ventrículos.
  • Cabalgamiento de la aorta. Como consecuencia de la estrechez de la arteria pulmonar, la aorta se encuentra “ a caballo”, por arriba de la pared que separa a los dos ventrículos y de la comunicación interventricular. La sangre no oxigenada que se encuentra del lado derecho del corazón, y por la dificultad que encuentra para pasar a la arteria pulmonar, llega, entonces, directamente a la aorta y provoca cianosis.
  • Hipertrofia ventrículo derecho. Como consecuencia de la dificultad que tiene el ventrículo para expulsar sangre hacia los pulmones, se produce un aumento del grosor y tamaño del músculo cardíaco del ventrículo derecho.

Tronco arterioso:

El corazón normalmente tiene dos arterias separadas que permiten llevar la sangre a los pulmones y el cuerpo; en el caso del tronco arterioso, la aorta y la arteria pulmonar nacen como solo un vaso que eventualmente se divide en dos arterias separadas.

Estenosis pulmonar:

La válvula pulmonar presenta un estrechamiento que hace más difícil el flujo de la sangre hacia los pulmones. El grado extremo de la estenosis pulmonar es la atresia pulmonar.

Atresia Pulmonar:

En esta cardiopatía la válvula pulmonar no se desarrolla, y la sangre no puede pasar del ventrículo derecho hacia la arteria pulmonar. Como consecuencia, el ventrículo derecho se ve afectado en su desarrollo y su tamaño puede ser menor al habitual.

Coartación de la Aorta:

  • La aorta, arteria principal que transporta sangre oxigenada al cuerpo, al salir del corazón sigue un trayecto hacia arriba, para posteriormente girar, formar un arco, distribuir sangre hacia los brazos y la cabeza, y finalmente descender para llevar sangre a todo el cuerpo. 

La coartación de aorta es una estrechez localizada en la unión entre la parte del arco aórtico y la parte descendente, frecuentemente con forma de “reloj de arena”, que obstruye el flujo de sangre que va hacia la parte inferior del cuerpo. Esto obliga al ventrículo izquierdo a trabajar más para conseguir transportar sangre a través del estrechamiento. En recién nacidos, la coartación de aorta frecuentemente se asocia a un estrechamiento de todo el arco de la aorta, y la corrección quirúrgica tiene que incluir, por lo tanto, no solo a la zona de coartación, sino también a la zona estrecha del arco.

Estenosis Aórtica:

La válvula aórtica, localizada entre el ventrículo izquierdo y la aorta, no se forma adecuadamente y presenta un estrechamiento que dificulta el bombeo de la sangre al cuerpo obligando al corazón a trabajar más.

Síndrome del Ventrículo izquierdo hipoplásico:

Es una combinación de anormalidades severas de la porción izquierda del corazón y de los grandes vasos. El deficiente desarrollo de la válvula aórtica, que comunica al ventrículo izquierdo con la aorta, provoca un desarrollo inadecuado de estas dos estructuras también. Al nacimiento, los niños afectados con esta malformación dependen completamente de un solo ventrículo, el derecho, y de que el conducto arterioso, que normalmente cierra en forma espontánea, permanezca abierto (generalmente gracias a la administración de un medicamento llamado prostaglandina), para mantener la circulación de sangre a todo el cuerpo mientras se lleva a cabo la cirugía llamada procedimiento de Norwood.

El tratamiento quirúrgico es muy complejo. Consiste en formar, a partir de la arteria pulmonar, cuyo desarrollo es normal, y de la aorta mal desarrollada, una vía de salida para la sangre hacia todo el cuerpo.

Además, tratamos una amplia gama de afecciones, de las más comunes:

Alteraciones del ritmo cardiaco:

Dolor torácico.

Soplo cardíaco:

Síncope (desmayos):

Hipertensión arterial sistémica:

Y otras más complejas, que incluyen:

Alteraciones en la frecuencia o ritmo cardíacos, donde el corazón puede latir más rápido, más lento o bien de manera irregular. Una arritmia puede no causar daño y ser considerada sinusal (normal) o ser señal de un problema cardíaco.

Es una de las causas más comunes de consulta con el cardiólogo pediatra, generalmente este dolor puede ser benigno, sin embargo, es importante descartar una posible causa cardiológica, en especial cuando el dolor se asocia a ejercicio.

Es un sonido generado por el paso turbulento de la sangre dentro del corazón o los grandes vasos, los cuales pueden ser normales (inocentes, funcionales o benignos) que representan la mayoría de los casos  o secundarios a una enfermedad del corazón.

Es la pérdida del estado de alerta que se presenta de manera súbita, completa y transitoria, que se resuelve de manera espontánea, la mayoría de las veces sin intervención médica. Sin embargo, también puede ser secundaria a un problema cardíaco.

Es la elevación de la presión arterial por encima de las cifras esperadas de la edad, puede ser secundaria a enfermedades cardíacas, metabólicas o bien tener un carácter hereditario. Es importante identificarla y darle tratamiento temprano, para prevenir complicaciones a largo plazo.

Arteria coronaria izquierda anómala de la arteria pulmonar

Anomalous Pulmonary Venous Return (TAPVR or PAPVR)/ Retorno venoso pulmonar anómalo

Venta aortopulmonar

Endocarditis bacteriana

Tumores cardiacos

Cardiomiopatía

Falla cardiaca congestiva

Fístula coronaria

Cianosis

Doble salida del ventrículo derecho

Anomalía de Ebstein

Edema

Síndrome de Ehlers Danlos

Hemitronco

Hipertensión pulmonar

Estenosis venosa pulmonar

Defectos septales

Ventrículo único

Síndrome de Kabuki

Enfermedad de Kawasaki

Síndrome de Loeys-Dietz

Síndrome de Marfan

Estenosis valvular mitral

Pericarditis

Estenosis pulmonar periférica

Estenosis valvular pulmonar

Conexión anómala total de venas pulmonares

Aquí puedes donar y cambiar vidas:

English