Contacts

info@kardias.org

+52 (55)11029165
Corazones UnidosCovid19Uncategorized

Los niños y niñas no podrán ir al colegio por lo que te invitamos a reflexionar sobre la importancia del juego en tiempos de COVID-19.

Consultorio Kardias

Constantemente recibimos comentarios o llamadas en las que padres o madres de bebés cardiópatas relatan su preocupación por el bajo peso de sus hijos o porque presentan dificultades para comer. Por eso, en este artículo te compartimos algunos consejos sobre nutrición y alimentación para bebés con cardiopatías congénitas.

Problemas fisiológicos y alimentación

Existen factores fisiológicos en los niños y niñas que tienen una cardiopatía congénita que pueden dificultar su normal alimentación y desarrollo.

En ocasiones, la insuficiencia de su sistema cardiovascular puede hacer que el bebé desista de mamar, por un exceso de cansancio. Algunos incluso devuelven lo poco que han comido o no son capaces de coordinar su respiración al comer. Esto se debe principalmente a la mayor demanda de oxígeno que requiere su organismo.

Además, algunos bebés que son operados justo después de nacer y comienzan a recibir alimento por vía nasogástrica. Esto puede provocar que no desarrollen su instinto para succionar y podrían presentar problemas al comenzar su fase de lactancia de forma tardía.

Todos estos problemas de nutrición y alimentación para bebés con cardiopatías congénitas podrían solucionarse si se corrigiese quirúrgicamente la cardiopatía, pero muchas afecciones no pueden solucionarse con una única intervención, por lo que la niña o el niño tiene que convivir con ella durante varios años de su vida.

Nutrición y crecimiento

La lactancia es esencial para el desarrollo físico y mental del bebé. Sin embargo, los problemas fisiológicos explicados antes, unidos al mayor consumo de energía que tiene el corazón de un bebé cardiópata, hacen que tarde más en ganar peso que las niñas y niños sanos de la misma edad.

Varios estudios afirman que casi mitad de los pacientes con esta afección padecen algún grado de desnutrición y, en consecuencia, un retraso en su desarrollo.

Las madres y los padres suelen pesar y medir a sus hijos en casa o en la farmacia, pero en casos de niños con cardiopatía congénita es diferente. Lo recomendable es que sea el pediatra, el cardiólogo pediátrico o personal sanitario cualificado quien lleve el control del peso y la talla del bebé. Esto es relevante porque se debe prestar atención a los problemas que pudieran surgir en torno a la nutrición y alimentación de estos bebés.

La alimentación del bebé cardiópata

Un bebé recién nacido con diagnóstico de cardiopatía congénita puede ser alimentado mediante pecho, biberón o sonda nasogástrica.

La primera opción es la más natural y recomendable, ya que cumple otras funciones como la creación de vínculos afectivos entre madre e hijo o el refuerzo del sistema inmunológico del lactante. Además, para el bebé es mucho más fácil tomar el pecho que el biberón.

Si el bebé es operado justo después de nacer, la madre tendrá que sacarse leche artificialmente durante las primeras 24 horas para garantizar el suministro más adelante y evitar que los pechos dejen de producirla.

Sin embargo, en algunas ocasiones, por enfermedades de la madre o por motivos psicológicos, sociales o laborales, no se inicia la lactancia materna o se interrumpe precozmente, y hay que recurrir al biberón.

A pesar de ser más complicado para el bebé succionar de un chupón de silicona, este método alternativo también tiene sus ventajas, una de ellas es la facilidad de control de la cantidad de alimento que el bebé ingiere.

Algunos bebés que padecen cardiopatías congénitas necesitan una alimentación complementaria mediante sonda nasogástrica. La sonda es un tubo que se introduce en la nariz y llega hasta el estómago.

Si el niño necesita alimentación complementaria durante mucho tiempo, se puede utilizar una sonda gástrica conectada quirúrgicamente a su estómago o un tubo de jejunostomía, unido también quirúrgicamente, pero directamente al intestino.

Aunque el bebé se alimente por sonda, es importante no suspender la alimentación por vía oral, ya que el niño debe habituarse a las diferentes texturas y sabores, además de desarrollar su actividad motora oral. En caso contrario, es probable que el niño pierda el interés por la alimentación.

Conservar la calma

La aspiración es que amamantar a un bebé sea un momento de armonía y felicidad. Sin embargo, si al niño o niña le cuesta comer o se niega a hacerlo, las madres pueden sentirse frustradas. Además, la preocupación por la supervivencia de su hijo genera mucha ansiedad. Las madres pueden sentirse rechazadas por su hijo o pensar que no le gusta su comida, sintiéndose apenadas o culpables.

El apoyo de un terapeuta para el manejo de un bebé cardiopata es sumamente importante. Por ello en el Programa Kardias se ofrece un acompañamiento integral para las familias.

Fuente: Corazón y vida

Consultorio KardiasCovid19

Muchas niñas, niños y adolescentes se sienten estresados ​​y preocupados por la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Esto es natural. Estos sentimientos pueden ser aún más fuertes para aquellos que viven con una cardiopatía congénita y para sus hermanos y hermanas. Por eso, te compartimos estos cinco pasos para ayudar a niñas y niños a manejar el estrés de la cuarentena.

Cuando no sabemos mucho sobre algo, como es el caso de este virus, podemos sentirnos inseguros. Sin embargo, hay cosas que la familia puede hacer para ayudar a las niñas, niños y adolescentes a manejar estos sentimientos de manera saludable.

La organización sin fines de lucro Cardiac Neurodevelopmental Outcome Collaborative recopiló esta información para familias de niñas y niños cardiópatas. Cabe recordar que todos manejamos las situaciones desafiantes de manera diferente y es importante hacer lo que funcione bien para su familia.

1) Mantenga la calma. Recuerde que ellos buscan a las personas adultas para obtener información sobre cómo reaccionar ante COVID-19. Debemos recordarles que los adultos están trabajando para mantenerlos seguros y enseñarles lo que pueden hacer para ayudar (lavarse las manos, mantener distancia de otros fuera del hogar). En la medida de lo posible, intenten limitar conversaciones de adultos y medios de comunicación (televisión, radio) sobre COVID-19 alrededor de niñas y niños.

2) Escuche sus preguntas. Es muy probable que las hagan cuando los adultos están en medio de otras actividades. Intente alentar la iniciativa de sus hijos e hijas, tome un descanso de lo que está haciendo para responder. Sea honesto y dele información precisa y apropiada para su edad. Es mejor que tengan información sobre COVID-19 de adultos confiables, en lugar de que venga de las redes sociales o de sus amigos. Es posible que algunos niños y niñas no tengan preguntas o inquietudes y eso también está bien. Cada persona es diferente y maneja esta situación de diferentes maneras.

3) Mantenga una rutina y establezca límites. Las rutinas predecibles y los límites les ayudan a sentirse seguros. Aunque no salgan de la casa, pueden continuar con sus rutinas matutinas y antes de acostarse (comidas, hora del baño, hora de levantarse, que se vista, etc.) También es importante que las niñas, niños y adolescentes sepan que los adultos todavía tienen el control y que responderán de la forma habitual. Puedes dejar que sepa que es normal sentir muchas emociones diferentes durante esta contingencia, pero que aun así, es necesario que haya un control de su comportamiento.

4) Actívense juntos. Encuentren maneras para que estén físicamente activos. Las y los adolescentes pueden beneficiarse del yoga, la respiración, el mindfulness y ejercicios de meditación guiada a través de alguna aplicación móvil, como Headspace. Es más probable que sus hijos coman sano si los alimentos saludables están disponibles en la casa. El cuerpo y la mente están conectados, y la salud física de su hijo o hija afectará la forma en la que manejan el estrés y la preocupación.

5) Ayúdeles a conectar. Use aplicaciones en su teléfono o tableta para ayudarles a mantenerse conectados. Las y los adolescentes probablemente harán esto solos pero las niñas y niños pueden necesitar ayuda para establecer fechas de juegos virtuales o chats de video con los abuelos.

¿Dónde pedir ayuda profesional?

Si su hijo o hija necesita el apoyo de un profesional de la salud mental (psicólogo, trabajador social o terapeuta) puede contactarle usando video en línea reuniones, sin tener que salir de casa.

En México, la Secretaría de Educación Pública puso a disposición de la población la línea Educatel donde pueden solicitar apoyo psicológico llamando a los siguientes números:  553601 7599 y 800 288 66 88.

En este servicio participan otras instituciones educativas como:

  • La Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), que otorga atención a distancia en el número de WhatsApp: 8180881944; en el correo electrónico urgenciaspsicologicas.fapsi@gmail.com y en la página de Facebook: Uni Contigo Fapsi
  • La Clínica de la Universidad Anáhuac de México recibe solicitudes de apoyo psicológico en el correo: clinicapsicologia.uams@anahuac.mx
  • La Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), por medio de su Programa de Atención Psicológica a Distancia, atiende en el número telefónico: 492 303 8755, y a través del correo: atencionpsicologicaadistancia@uaz.edu.mx
  • La Universidad Autónoma de Yucatán remite a los interesados a los servicios de salud de la entidad a través de teléfono: 800 982 2826.
  • La Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) canaliza este tipo de servicios al Centro de Bienestar y Acompañamiento Psicológico, a través del teléfono 444 175 5579 y el correo: falonso543@gmail.com; al igual que al Centro Potosino de Psicoterapia y Psicotraumatología en el teléfono: 444 188 4707, y el correo: benito.estrada.aranda@gmail.com

El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México también ofrece de manera gratuita, mediante su Línea de Seguridad y un Chat de Confianza (555533-5533), contención emocional para ayudar a afrontar la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Fuentes: 

Cardiac Neurodevelopmental Outcome Collaborative

Consejo Ciudadano de la Ciudad de México 

Secretaría de Educación del Gobierno de México

Corazones Unidos

La pandemia de COVID-19 de 2020 ha demostrado que las familias enfrentan retos serios en tiempos de crisis. La situación actual revela la urgencia de proteger a las personas y familias más vulnerables. Pero, para muchas familias esto no es nuevo.

Son las familias quienes se llevan la peor parte de las crisis. Las personas que las integran se ven obligadas a proteger a sus miembros, a cuidar de sus hijos cuando no pueden asistir a la escuela, y a continuar con sus responsabilidades laborales, todo al mismo tiempo.

Hoy muchos lo entendemos porque la crisis por COVID-19 nos ha obligado a vivirlo de manera masiva. Sin embargo, las familias de los niños y niñas que han nacido con una cardiopatía lo han vivido desde siempre. Por eso, en el marco del Día Internacional de las Familias queremos reconocerles por su fortaleza y ardua labor.

En estos momentos, en los que el mundo lucha por dar respuesta a la crisis de COVID-19, tenemos la oportunidad real de repensar y transformar la forma en que funcionan nuestras economías y sociedades para fomentar una mayor igualdad para todos.

Es por ello que Kardias ha diseñado un modelo de atención integral, que incluye un acompañamiento a las familias de las niñas y niños con cardiopatías congénitas. Sabemos que en México, el acceso a la atención médica especializada que sus hijos e hijas necesitan no es algo sencillo. Las familias enfrentan retos serios en tiempos de crisis.

¿Por qué un día para las familias?

El Día Internacional de las Familias se celebra el 15 de mayo de cada año para crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de los hijos desde la primera infancia, y las oportunidades de aprendizaje permanente que existen para los niños y las niñas y los jóvenes.

A pesar de que el concepto de familia se ha transformado en las últimas décadas, evolucionando de acuerdo a las tendencias mundiales y los cambios demográficos, las Naciones Unidas consideran que la familia constituye la unidad básica de la sociedad.

En este contexto, el Día Internacional de las Familias nos da la oportunidad de reconocer, identificar y analizar cuestiones sociales, económicas y demográficas que afectan a su desarrollo y evolución.

Y en Kardias queremos no solo felicitar, sino aplaudir a estas familias que se han mantenido unidas cuando hay crisis, cuyos miembros se sostienen unos a otros. También a aquellas familias que han sabido reinventarse más allá de los lazos sanguíneos porque hoy más que nunca estamos convencidos de que la sangre forma parentescos pero solo el amor construye familias.

Corazones Unidos

Ante la pandemia por el nuevo coronavirus, diversos hospitales de especialidad se han transformado en hospitales COVID-19, disminuyendo la atención de especialidades médicas, como la cardiología pediátrica. Por ello, te invitamos a donar para que puedan contar con el equipo de protección que necesitan.

Actualmente, el Programa Kardias, dentro del Instituto Nacional de Pediatría es el único que se encuentra dando atención de emergencia a casos de cardiología pediátrica.

A diario, el equipo médico y de enfermería sigue operando a niñas y niños que nacen con una malformación del corazón. Pero al hacerlo, están poniendo en riesgos sus vidas. ¿Por qué?

Cuando las niñas y los niños llegan a ser portadores del virus SARS-COV2, no reaccionan igual que un adulto; es decir, no presentan síntomas o en su defecto, solo el 1% los desarrollan.

Por tanto, si un paciente es portador del virus y no presenta síntomas, los médicos y enfermeras tratantes podrían estar en riesgo pero no pueden detener su labor porque uno de cada 120 bebés nace con una malformación en el corazón, y alguno de estos casos puede llegar a necesitar una operación de emergencia.

El equipo de profesionales de la salud requiere del equipo de protección para evitar el contagio del COVID-19 (Coronavirus); en específico el personal de anestesia y ecocardiografía, ya que son los que se encuentran más expuestos a las gotas que se expulsan de la nariz o la boca del paciente.

El mayor riesgo es cuando el equipo de anestesiología procede a intubar al paciente; pues está en contacto con su boca y faringe, las cuales expulsan gotas de saliva.

Es importante recordar que la transmisión del virus se da cuando una persona entra en contacto con otra que esté infectada por el virus, través de las gotas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar.

Dona un equipo de protección

Con tu contribución, se comprarán los equipos de protección completos, con los elementos que marca la normatividad internacional, para que médicos y enfermeras trabajen protegidos durante las próximas ocho semanas en la Unidad de Cirugía Cardiovascular Pediátrica del INP, como parte del Programa Kardias.

Este equipo de protección, incluirá: doble gorro de burbuja, bota doble (de zapatilla y larga), guante doble (interno y externo), bata desechable de manga larga repelente al agua, cubrebocas N95 o superiores y protección facial-ocular (goggles o careta).

¡No los dejemos solos!

Corazones Unidos

La actual pandemia causada por el virus COVID-19 cambió el estilo de vida de todos; incluyendo a las niñas y los niños, llevando a toda la familia a quedarse en casa. El cuento “Los días en que todo se detuvo” ayuda a explicar a los más pequeños, que no salir es una forma de cuidarlos.

Este tipo de materiales didácticos como bitácoras o cuentos, les ayudarán a comprender de una manera sencilla y clara lo que está pasando. “Los días en que todo se detuvo” es una publicación digital (que también puede imprimirse en casa) realizada por Pixelatl, un colectivo de artistas mexicanos y colombianos que tienen un solo objetivo: ayudar a reflexionar en familia sobre lo sucedido.

Te puede interesar: “Cuida las emociones de las niñas y los niños ante el COVID-19

Este libro, diseñado para leerse en familia, tiene como objetivo principal, ayudar a que las niñas y los niños expresen sus emociones de una manera sencilla y tranquila. Además, es una forma interactiva de entablar un diálogo con ellas y ellos sobre las medidas de higiene y sana distancia recomendadas por las autoridades.

Los personajes y el estilo gráfico se basan en un libro similar titulado “El día que todo se movió”, que Pixelatl hizo después del terremoto que afectó a la Ciudad de México y otras entidades en 2017. También fue una obra colectiva que pueden encontrar en su página si así lo desean.

Te puede interesar: “¿Cómo preparar tu hogar para el COVID-19?

Es importante cuidar las emociones de las y los más pequeños de la familia durante la contingencia pues, la sobre exposición a noticias, puede generar ansiedad, miedos e incertidumbres.

Puedes disfrutar un momento en familia y descargar el cuento “Los días en que todo se detuvo”, aquí.

Corazones UnidosCovid19

Debido a la actual crisis sanitaria que se vive en México, como consecuencia del virus COVID-19, se ha recomendando a la sociedad no salir de casa. Sabemos que esto altera las rutinas de todos los integrantes de la familia, incluyendo a las niñas y los niños. ¿Cómo ayudarlos? pues jugando y atreviéndonos a animarlos a completar retos explorando en casa.

Para ello, Exploradores de la Ciudad, A.C. creó una bitácora llamada “Explorando en Casa“. Esta bitácora tiene como objetivo ayudar a que las niñas y los niños, que están viviendo la contingencia desde casa, tengan una herramienta para comprender de una mejor manera la situación por la que atraviesa el mundo y expresar sus emociones.

Platicamos con Evelyn Santander, autora de la bitácora, y nos explicó que “como adultos sabemos lo que estamos viviendo y ellos (las niñas y los niños) también, pero mientras como adultos expresamos lo que sentimos, ellos no, y es importante que se expresen”.

¿Cómo ayudar a mi hija o hijo en esta contingencia?

Algunas de las recomendaciones que Evelyn comparte para ayudar a las niñas y los niños a sentirse más tranquilos ante esta situación son:

  • Preguntar y platicar con las niñas y los niños lo que sienten.
  • Darles privacidad para dibujar o realizar sus actividades, como resolver la bitácora.
  • Adaptar un espacio para que puedan tener privacidad: no necesita ser muy grande, solo que puedan sentir que es “su lugar seguro”.

De igual forma, como una actividad de la bitácora, invita a compartir fotos de los dibujos que las y los pequeños realicen al correo: exploradoresdelaciudad@gmail.com y en redes sociales con el hashtag “#YoMeQuedoEnCasa”.

Con ellas, Exploradores de la ciudad, creará un micrositio para mostrar al mundo lo que niñas y niños tienen que decir sobre la crisis.

Si quieres descargar, completamente gratis, esta bitácora puedes hacerlo aquí.

Covid19Novedades Kardias

Aunque todavía no se conoce exactamente cómo afectará el COVID-19 a niñas, niños o personas adultas que viven con cardiopatías congénitas, de acuerdo a lo observado desde el inicio de la pandemia por COVID-19 se sabe que las personas que padecen otro tipo de problemas cardíacos, no congénitos, tienen mayor riesgo de desarrollar formas graves de la enfermedad, probablemente debido tanto a la fragilidad cardiaca propia de su padecimiento, como a las repercusiones que éste tiene sobre el funcionamiento de los pulmones. Es posible, por lo tanto, que pacientes con cardiopatías congénitas estén también en riesgo mayor.

Para aclarar ciertas dudas, compartimos con ustedes algunas de las respuestas que las y los especialistas de la Global Alliance for Rheumatic adn Congenital Hearts han publicado hasta ahora.

¿Qué tan peligroso es el COVID-19?

El  COVID-19 es, en la mayor parte de los casos, una enfermedad leve y transitoria, pero con mayor probabilidad de manifestarse en forma grave en adultos, particularmente en pacientes de edad más avanzada y con otras enfermedades (o comorbilidades) asociadas. Uno de cada cinco adultos, o sea el 20%, presenta síntomas significativos y necesita generalmente ser hospitalizado, y, de estos, la cuarta parte, o sea un 5% del total de personas enfermas con coronavirus, requiere, por su condición crítica, de atención en unidades de cuidados intensivos.

Aunque la mayoría de las y los pacientes pediátricos diagnosticados con infección por coronavirus cursan dicha infección en forma asintomática o presentan sólo síntomas ligeros, y sanan en pocos días, en el mundo han sido reportados algunos fallecimientos por cursos complicados de la enfermedad y, por lo tanto, no puede decirse que este grupo de la población esté libre de riesgo.

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19?

Los signos comunes son fiebre, tos seca, cansancio y dolor corporal. Algunas personas también tienen tos húmeda, dolor en el pecho o dificultad para respirar. Un pequeño número de personas tiene diarrea, vómitos o mareos. Sin embargo, muchas personas adultas, niñas y niños con COVID-19 no tienen ningún síntoma, pero pueden ser portadores y transmitir el coronavirus incluso sin manifestar síntomas.

¿Existen riesgos especiales para personas con defectos cardíacos congénitos?

Hasta el momento, no sabemos cómo afectará este virus a niñas, niños y personas adultas con cardiopatías congénitas. La mayoría de los centros especializados en cardiología no ha atendido aún algún paciente con cardiopatía congénita contagiado de COVID-19, sin embargo, las personas que padecen otro tipo de problemas cardíacos tienen mayor riesgo.

Esto se debe a que muchas de las personas que tienen problemas cardíacos padecen debilidad cardíaca o pulmonar. Esta condición puede hacerlas más susceptibles de contraer el virus. A pesar de esto, no se espera que todas las personas con defectos cardíacos se consideren en alto riesgo.

¿Cuáles son los problemas cardíacos que pueden poner a su hijo o hija en mayor riesgo?

Las enfermedades cardiacas congénitas abarcan un espectro muy amplio en relación a su complejidad. En este momento, la situación de salud general de un paciente dependerá del tipo de cardiopatía que tenga, de si ha sido tratada ya o aún no, y de si el tratamiento fue curativo o paliativo, por lo que el riesgo que corre de desarrollar una complicación grave secundaria al coronavirus, en caso de contraerlo, dependerá también de estos factores. En general, sin embargo, podemos decir que las y los pacientes que pudieran estar en mayor riesgo son los que tienen las siguientes características:

  • Cardiopatías muy complejas
  • Cardiopatías caracterizadas por tener un ventrículo único
  • Cardiopatías asociadas a niveles bajos de oxigenación (aquellos que tienen una coloración azulada de la piel o cianosis)
  • Diagnóstico de insuficiencia cardíaca
  • Presión pulmonar elevada (hipertensión pulmonar)
  • Aquellos que fueron sometidos a cirugía cardíaca en los últimos tres meses.
  • Algunos pacientes con problemas del ritmo cardíaco
  • Pacientes con trasplante de corazón

¿Qué otros problemas de salud pueden ponerme a mí o a mi hijo en mayor riesgo?

La obesidad, la diabetes, el tabaquismo, otros defectos congénitos, problemas hepáticos o renales o tener un sistema inmunológico débil son factores que pueden aumentar su riesgo. El asma que requiere medicación frecuente también puede incrementar el riesgo.

¿Pueden infectarse los dispositivos cardíacos (marcapasos, válvulas cardíacas, stents, conductos o tubos, dispositivos de cierre)?

No. El COVID-19 no afectará ningún tipo de dispositivo en el corazón o el pecho.

¿Existe una vacuna o medicamento para el COVID-19?

Aunque actualmente se trabaja en todo el mundo para el desarrollo de alguna vacuna para la prevención de la infección por coronavirus, y en la obtención, con base en estudios clínicos, de algún medicamento para su tratamiento, hasta la fecha no se han tenido aún resultados exitosos. Es de esperarse, sin embargo, que en los siguientes meses pueda contarse con alguna vacuna o medicamento útil.

Mi hijo tiene una cita para cirugía pronto. ¿Qué debemos hacer?

En este momento, la mayoría de los hospitales solo realizan cirugías de emergencia y urgentes. Algunas cirugías cardíacas pueden ser aplazadas sin mayores riesgos. Su hija o hijo pudiera estar más seguro, por ahora, si la operación se pospone, pero será necesario que usted se comunique con el hospital donde está programada su cirugía, o su tratamiento por cateterismo, para averiguar la conducta más apropiada a seguir, dependiendo de su enfermedad cardiaca.

¿Debo ir a la clínica para el chequeo cardíaco regular programado para mi hija o hijo?

En general, la recomendación es no acudir al hospital para sus visitas programadas. Los controles y las pruebas de rutina se pueden aplazar de forma segura, pero si su hija o hijo tiene un problema cardíaco urgente, o síntomas distintos a los que habitulamente presenta, comuníquese con su cardiólogo sobre los próximos pasos a seguir. Si no está seguro de si el problema necesita atención urgente, comuníquese con su médico.

¿Qué puedo hacer para protegerme a mí o a mi hijo del COVID-19?

  • Quedarse en casa tanto como sea posible
  • Lavarse las manos con jabón a menudo con agua caliente o agua hervida y enfriada.
  • Usar desinfectante de manos con frecuencia cuando esté fuera de su hogar
  • Toser o estornudar en el ángulo interior del codo
  • Usar una máscara facial cuando esté afuera
  • Limpiar las superficies que las personas tocan con desinfectante.
  • Mantenerse al menos a dos metros de distancia de otras personas
  • Mantener a su hijo o hija lejos de cualquier familiar enfermo

¿Qué debo hacer si creo que mi hijo o yo podríamos tener COVID-19?

Si usted, su hijo o alguien en su hogar presenta síntomas, aísle inmediatamente a la persona enferma. No se apresure a llevarlo al hospital o clínica. Póngase en contacto con su cardiólogo por teléfono para discutir si es necesario acudir a urgencias. En la mayoría de los casos, la fiebre y otros síntomas mejorarán en unos días. Si los síntomas empeoran, consulte a su médico.

¿Hay algún medicamento para el corazón que deba suspenderse debido a COVID-19?

Continúe con todos los medicamentos para el corazón a menos que su médico le indique lo contrario. Esto incluye anticoagulantes, medicina para la presión, medicina para el ritmo cardíaco y vitaminas. Póngase en contacto con su médico si tiene preguntas sobre medicación específica.

¿Qué medicamentos se pueden usar para ayudar con los síntomas?

El acetaminofeno simple como Tylenol, Paracetamol, Calpol y Panadol puede ayudar con el dolor y la fiebre. Pregunta a tu médico antes de usar otros medicamentos.

¿Hay otros medicamentos que las personas con COVID-19 no deben tomar?

Si cree que usted o su hijo podrían tener COVID-19, consulte con su médico antes de usar cualquier medicamento. Por ejemplo, las personas no deben tomar medicamentos para el asma sin preguntar primero si es seguro. Pregúntele a su médico si tiene cualquier inquietud sobre un medicamento específico o su dosis.

¿Qué debo hacer si la condición cardíaca de mi hijo empeora?

Busque ayuda médica de inmediato si nota que la piel, y particularmente si los labios o las uñas, de su hijo se vuelven más azules de lo habitual, si sus latidos cardíacos se hacen más rápidos, si lo nota somnoliento, o si le refiere incremento en la sensación de falta de aire. Vaya al hospital más cercano para recibir atención. Si es posible, llame con anticipación para que puedan preparar y planificar el tratamiento.

Fuente: “COVID-19 and Congenital Heart Defects”. Hoja de información publicada por la Global Alliance for Rheumatic and Congenital Hearts el 3 de abril de 2020. Puede descargar el documento original (en inglés) aquí.

Adaptación de contenido: Dr. Alexis Palacios Macedo. Traducción: Elizabeth Palacios

Latidos de esperanza

Ciudad de México a 24 de marzo de 2020.

Estimados amigos, especialistas, aliados y beneficiarios de Kardias:

Nuestra prioridad es la salud, tanto de la población que atendemos como de nuestros colaboradores. Por ello, ante la pandemia de COVID-19 y debido a la Jornada Nacional de Sana Distancia, hemos implementado las siguientes medidas para la continuidad de nuestra operación:

  • El equipo de Kardias, A.C. trabajará de manera remota, en labores administrativas, de comunicación y de atención al público a través de sus redes sociales, correo electrónico y llamadas
  • Continuaremos prestando nuestros servicios con el mismo profesionalismo, entrega y pasión que siempre nos ha caracterizado para seguir avanzando en todos los proyectos que tenemos planeados para este 2020.
  • Mantendremos la comunicación con nuestros colaboradores y con la población a la que atendemos a través de nuestros canales digitales.

Las medidas que se han tomado en los dos centros hospitalarios que habilitamos son:

CENTRO PEDIÁTRICO DEL CORAZÓN ABC-KARDIAS

  •  Desde el 20 de marzo, y hasta nuevo aviso, los cardiólogos del Programa ABC-Kardias estarán de guardia, y acudirán solo por llamado para atender únicamente consultas urgentes. Sin embargo, continuarán acudiendo al pase de visita diario en la Unidad de Cuidados Intensivos Cardiovasculares y a cirugías, en caso de que se programen, ya que solo se programarán cirugías y cateterismos urgentes.

INSTITUTO NACIONAL DE PEDIATRÍA

  • El Instituto Nacional de Pediatría continúa ofreciendo consultas de valoración de primera vez, hasta nuevo aviso pero, para la continuidad de la atención en cada especialidad se ciñe a los lineamientos oficiales que cada día establece la Secretaría de Salud. Para acceder a información actualizada sobre los cambios en las actividades de este centro hospitalario favor de comunicarse al número de orientación telefónica: 55 1084-0900. 

No queremos terminar este comunicado sin mostrar nuestro reconocimiento a todas las personas que están poniendo toda su energía para superar esta situación, en especial al personal sanitario, a los cuerpos y fuerzas de seguridad y a quienes continúan trabajando para atender y abastecer al resto de la sociedad. 

También queremos expresar toda nuestra solidaridad con quienes más están sufriendo esta contingencia, con los que hayan perdido a alguien querido o que están tratando de superar la enfermedad.

El equipo Kardias desea de todo corazón que juntos pasemos esta crisis con los menores percances y con buena salud. Esperamos que todo vuelva a la normalidad muy pronto.

¡Muchas gracias!

Ana Luz Díaz Smith

Directora General

Covid19Latidos de esperanza

Ante la continua generación de contenidos sobre la pandemia declarada por el COVID-19, las niñas y los niños menores de seis años que estén expuestos a estos, pueden desarrollar ansiedad, estrés y miedos.

Esto debido a que aún no han adquirido la madurez suficiente para poder comprender o entender los aspectos biológicos, sociales o económicos de enfermedades como el COVID-19.

Es por eso, que es importante hablar sobre las enfermedades: para proteger sus emociones.

Cuando hablamos con las niñas y los niños sobre enfermedades, utilizamos términos que puedan “entender” pero que en realidad son imprecisos, como decir “malito” “bichito” y no ayudan en su bienestar emocional. Es necesario hablar del tema en una nivel comprensible y de acorde a la edad de las y los niños, pero sin el uso de términos que los puedan confundir.

Medidas para cuidar las emociones

Es probable que, con el cambio de rutina que implicar el no asistir a clases, las niñas y los niños puedan generar estrés y emociones negativas. Ante esto, algunas de las medidas que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), recomienda para cuidar las emociones de las niñas y los niños antes el COVID-19 son:

  • Evita que vean o escuchen noticias y vídeos con un enfoque morboso o sensacionalista sobre el COVID-19.
  • Evita que participen en conversaciones de la situación, cuando hay otros adultos presentes. Sobre todo cuando sean acaloradas o si incluyen bromas al respecto.
  • Resuelve sus dudas y temores, en un lenguaje que puedan entender pero que no sea engañoso.
  • Sé honesto con sus dudas, si no tienes respuesta a sus dudas, busquen en conjunto la información en páginas oficiales como  UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, las cuales son buenas fuentes de información.
  • Evita exponerlos mucho tiempo a contenidos relacionados sobre el virus.
  • Comenta sus estados de ánimo, para que las niñas y los niños se sientan en confianza de poder compartir sus temores.
  • Sigue la rutina del día, como horarios y actividades.
  • Explícales que el quedarse en casa es seguro para él y sus amigos por su salud.

Con información de: UNICEF.

Spanish