Contacts

info@kardias.org

+52 (55)11029165
Latidos de esperanza

El pasado mes de septiembre lanzamos la convocatoria dirigida a niñas y niños que han sido operados en el Programa Kardias para participar en el 1er Concurso de Dibujo Infantil Kardias y hoy compartimos con mucho gusto los dibujos ganadores y los rostros de sus entusiastas autores que hoy son pequeños pero… ¡Ellos quieren ser grandes!

1er. Lugar

Título: Yo quiero ser veterinaria

Autor: Andrea Miranda Sandoval, 4 años

¡MUCHAS FELICIDADES ANDREA! Con 3,009 reacciones a su dibujo, Andrea Miranda Sandoval es la ganadora del 1er. LUGAR del 1er. Concurso de Dibujo Infantil Kardias “Yo quiero ser grande”. Andy nos comparte que le gustan mucho los animales y por eso quiere crecer sana y fuerte, para poder ser veterinaria y cuidarlos, como los doctores de Kardias hicieron con ella cuando repararon su corazón.

2º Lugar

Título: Quiero ser constructor

Autor: Raymundo Olivares Martínez, 4 años

Felicitamos a Raymundo Olivares Martínez quien, con 2342 reacciones es ganador del 2o. LUGAR en nuestro 1er Concurso de Dibujo Infantil Kardias “Yo Quiero ser Grande”. Él nos comparte que quiere ser constructor para hacer muchos hospitales dónde puedan curarse muchas niñas y niños que, como él, nacieron con una cardiopatía congénita.

3er. Lugar

Título: Otra oportunidad, tiempo y vida para realizar mis sueños

Autor: Benjamín Fernando Hernández Juárez , 4 años

Queremos que muchos pequeños corazones cumplan sus sueños, como Benjamín Hernández Juárez, quien con 1,036 reacciones a su dibujo es ganador del 3er. LUGAR de nuestro 1er. Concurso de Dibujo Kardias “Yo Quiero Ser Grande”. Él es un guerrero, lleno de energía cuya familia siempre está lista para llenarlo de amor. Su corazón fue reparado con una cirugía hace algunos años y hoy nos comparte, a través de este dibujo, sus sueños.

Menciones honoríficas:

Título: Imaginando
Nombre:ZHENZHEN PAN
Edad: 14 años
Descripción: Deseo escribir sobre un ciervo blanco que me lleva a mi mundo de fantasía y parar el momento precioso con mis manos en el papel y pintura.

Título: Quiero ser dentista
Nombre: Jesús Yair Lorenzo Rivera
Edad: 8 años
Descripción: Quiero cuidar sus dientes para que no les duelan y que no tengan gusanos ni nada negro.

Título: “Soñando con el Corazón”.
Nombre: Aarón Israel López Rocha
Edad: 9 años
Descripción: Mi cirugía fue de suma importancia ya que gracias a que fui operado tengo muchas más posibilidades de llegar a ser un hombre preparado con un corazón sano y fuerte, me gustaría ser Arquitecto porque me gusta mucho la construcción y me gustaría aportar de ese conocimiento para seguir haciendo hospitales donde atiendan a niños y niñas enfermos como yo, también me gustaría ser piloto porque me encanta manejar y aunque aún soy muy pequeño para hacerlo siempre pongo atención cuando alguien más lo hace para algún día llegar a ser un gran piloto con un gran corazón y con un corazón sano gracias a fundaciones como lo son ustedes! Dios los bendiga! 

Título: Quiero ser cardióloga pediatra
Nombre: Elizabeth Velázquez Carmona
Edad: 11 años
Descripción: Quiero ser doctora porque se que al igual que me salvaron a mí puedo salvar a más personas, eso es lo que le pedí a Dios el día que me operaron, que me dejara vivir para cumplir mi sueño de ser doctora 💖

Título: Quiero ser doctora
Nombre: Breily Zuggey Neria Cruz
Edad: 10 años
Descripción: Yo quiero ser de grande doctora porque quiero aprender lo que me hicieron en el corazón, quiero ayudar a todas las niñas y niños con problemas como el mío. Y quiero hacer otras cosas más adelante después. Los quiero ayudar porque yo sé lo que se siente. Fue importante sanar mi corazón porque yo tenía un soplo pero ahora se está cerrando, aún así soy feliz. 

Título: Caminante espacial
Nombre: Dana Paola Rodríguez Sánchez
Edad: 17 años
Descripción: Quiero ser astronauta para poder contarle a la humanidad qué hay más allá de nuestros ojos. 

Corazones UnidosLatidos de esperanza

En el marco del Día Mundial del Corazón, que conmemoramos el pasado 29 de septiembre, Kardias se dio a la tarea de contactar a 10 familias para dar seguimiento a la salud y desarrollo de 10 de las niñas y niños cuyos corazones fueron operados en el Programa Kardias. Estos son algunos de los rostros de nuestro motor porque sus corazones son nuestra razón de ser.

La intención de reconectar con estas familias, meses o incluso años después de que vivieron la cirugía, es conocer más sobre los sueños, gustos y vivencias cotidianas de las niñas y niños ahora que su corazón ha sido reparado y que llevan una vida mejor. Queremos compartir con ustedes un poco de estas historias de resiliencia, fortaleza y esperanza, que nos inspiran a continuar trabajando cada día y a dar lo mejor para poder seguir brindando a más pacientes, la oportunidad de sanar y vivir una vida plena.

Agradecemos a todas las madres y padres de estos pequeños corazones por habernos dejado entrar un poco en su hogar a través de las anécdotas y detalles que nos platicaron sobre sus hijos e hijas.

Andy

Yo soy Andy y  tengo cuatro años. Cuando tenía tres me operaron del corazón porque, cuando nací, tenía un huequito que se necesitaba arreglar (Comunicación Interventricular). Desde que me recuperé me siento más fuerte y con más energía, he crecido mucho y ahora puedo hacer todas las cosas que me gustan como bailar, cantar y jugar. Cuando sea grande me gustaría ser veterinaria porque me encantan los animalitos.

Raymundo

Yo soy Ray y nací con un corazón diferente al tuyo. Tengo nueve años y voy en 5º de primaria. Cuando tenía cinco años los doctores de Kardias repararon mi corazón y, desde entonces, puedo correr, hacer ejercicio y jugar fútbol porque ¡me encanta! Cuando crezca quiero ser constructor para hacer más hospitales donde los médicos ayuden a otras niñas y niños como me ayudaron a mí.

Elizabeth

Yo soy Elizabeth, tengo 11 años y nací con un corazón diferente al tuyo. Cuando me operaron le pedí a Dios que me ayudara a estar sana para crecer y ser doctora, así podré curar los corazones de otros niños, como hicieron con el mío.

Aarón

Yo soy Aarón y ya casi cumplo nueve años. Estoy en 4º de primaria. Hace tres años los doctores de Kardias me operaron porque mi corazón funcionaba diferente al de otros niños y por eso me sentía mal. Hoy uso un marcapasos y puedo correr, jugar futbol y basquetbol. ¡Me gusta ser cariñoso con la gente!

Eliette

Yo soy Eliette y cumpliré dos años el 17 de diciembre. Cuando tenía tres meses de nacida me operaron porque mi corazón es diferente al tuyo. Hoy no paro de correr, de sonreír y de bailar. Mi mami dice que mi naturaleza es fuerte e inspiradora y que todos los días animo a mis papás a no dejar de luchar. ¡Soy un corazón valiente!

Santiago

Yo soy Santiago y voy a cumplir siete años. Voy en 3º de kinder, los doctores de Kardias me operaron hace seis años para ayudar a que mi corazón lata más fuerte. Pronto tendré otra cirugía porque quiero estar sano. Me gusta mucho nadar, los animales y aprender sobre carros.

Yue Fernanda

Yo soy Yue Fernanda y tengo cuatro años. Nací con un corazón diferente al tuyo por eso, cuando tenía un año, los doctores de Kardias me operaron y lo repararon. Hoy ya soy más grande y me encanta jugar con mis amigos y comer del pan que hace mi abuelito en mi casa porque le queda delicioso.

Donovan

Yo soy Donovan y tengo cuatro años. Cuando todavía era un bebé los doctores de Kardias me operaron porque mi corazón funcionaba diferente al de otros niños. Hoy me siento bien y me encanta jugar al futbol. Soy muy serio y tímido pero si me ponen un balón enfrente, de inmediato quiero correr para anotar un gol.

Andrea Abril

Yo soy Andrea Abril y tengo 14 años. Mi corazón es diferente al tuyo por eso, cuando tenía 11 los médicos de Kardias me hicieron una cirugía para que funcionara mucho mejor. Ahora me siento bien y con energía para hacer todo lo que me gusta.

Diego

Yo soy Diego y ya casi cumplo dos años. Mi corazón es diferente al tuyo y por eso, cuando era un bebé los doctores de Kardias tuvieron que arreglarlo con una cirugía. Hoy puedo hacer casi todo lo que hacen mis amigos. Me gusta mucho montar mi bici y jugar con cualquier cosa que tenga rueditas, los que más me gustan son los vochitos, ¡hasta me emociono cuando los veo en la calle! Me gusta mucho reír a carcajadas y abrazar a la gente que quiero.

Latidos de esperanzaNovedades Kardias

Empezaba el mes de mayo y la pandemia por la COVID-19 nos mostraba nuevos retos, cuando recibimos el mensaje de Lauren Costabile, fundadora de la asociación Hearts of Joy International. Ella buscaba la manera de salvar la vida de Hope*, una bebé mexicana que necesitaba una cirugía cardiovascular y vivía en un orfanato en Baja California. Hoy Kardias y Hearts of Joy International trabajan unidas para salvar vidas.

Sostuvimos diversas conversaciones, tanto con el Dr. Alexis Palacios, fundador de Kardias y director médico de nuestro programa, como con la Dra. Blanca Velázquez y con Jimena Gutiérrez del Centro Médico ABC. Finalmente llegamos a un acuerdo para llevar a cabo la cirugía de esta pequeña.

La paciente viajó  a la Ciudad de México acompañada de su tutora legal,  y el procedimiento se llevó a cabo en el Centro Pediátrico del Corazón el 13 de agosto de 2020. La operación fue un éxito y hoy Hope ha regresado a Baja California donde podrá tener una vida sana.

La historia de Hope sienta un importante precedente pues queremos que sea la primera de muchas cirugías realizadas gracias a esta alianza tripartita. La misión de Hearts of Joy International es brindar cirugía cardíaca para salvar vidas a personas con síndrome de Down en países donde las familias no pueden pagar la atención médica.

Kardias y Hearts of Joy International trabajan unidas para salvar vidas ¿Perteneces a alguna organización sin fines de lucro y quieres saber cómo aliarte con nosotros o cómo referir a tus pacientes al Programa Kardias? Contáctanos.


Consultorio KardiasLatidos de esperanza
POR PATRICIA MORA*

La incertidumbre es natural a la vida, no es posible tener certeza sobre lo que va a pasar y cuesta mucho aceptar esta realidad en todos los ámbitos: salud, relaciones, laboral, económico, o familiar, por mencionar algunos, pero cuando se trata de la vida de tu hija o hijo, ¿cómo afrontar la incertidumbre ante su cardiopatía congénita?

Convivir con una cardiopatía congénita no es la excepción, las circunstancias exigen generar tolerancia ante la gran incertidumbre que representa que un hijo o familiar tenga esta condición. Comúnmente como padre nos hacemos este tipo de preguntas:

¿Necesitará cirugía en algún momento de su vida?

¿Podrá hacer una vida normal?

¿Siempre ocupará medicamentos de control?

¿Podremos afrontar los gastos que representa una intervención quirúrgica?

¿Su cardiopatía afectará su crecimiento y desarrollo físico, emocional y psicológico?

¿Sobrevivirá a una intervención mayor?

Existen tantos escenarios como corazones especiales, la buena noticia es que puedes actuar y comenzar a trabajar para aceptar que la incertidumbre siempre estará presente y que no tiene por qué privarte de disfrutar tu paternidad. Aquí te dejo algunos tips que me fueron de gran ayuda mientras cuidaba a mi hija que tenía una cardiopatía congénita llamada Anomalía de Ebstein:

Di no a la anticipación

¡Haz un alto! Si hoy te descubres imaginando distintos escenarios o situaciones a fin de prepararte de forma anticipatoria, no pierdas tiempo, nada va a pasar como lo imaginas. Es natural tener estos pensamientos, sin embargo, te será muy útil reconocer que no tienen utilidad ni beneficio. ¿Acaso algo de lo acontecido ocurrió como lo planeaste?

Mantente presente

Disfruta a tu hijo a cada momento recordando que es mucho más que su condición. No es tu paciente ni tú eres su doctor, goza de la convivencia diaria con atención plena. Pensar en el futuro te desconectará del aquí y ahora que es justo donde quieres estar, no quieres perderte de sus risas y alegrías, ¿o sí?

Practica ejercicios que te ayuden a mantenerte en el presente como la meditación, la escucha, la observación y la consciencia de tus propios pensamientos, emociones y sensaciones. Juega, educa y ama desde el aquí y ahora.

Acepta los riesgos

Es cierto que están ahí pero no sólo para tu hijo, sino para todos los que habitamos el planeta.  Si bien es verdad que su condición es especial, también lo es que una persona de corazón sano corre riesgos en su diario vivir. Aceptar que existen riesgos derivados de su cardiopatía te sitúa en la realidad desde donde puedes actuar con poder e inteligencia, también con gratitud y libertad.

Ten siempre presente la probabilidad, si hoy camino bajo la lluvia es posible que me caiga un rayo, pero ¿cuál es la probabilidad? La diferencia está en que posible significa que algo puede ocurrir o no, probable es que hay mayor factibilidad de que suceda basado en pruebas que lo sustenten. Esta distinción te abrirá los ojos y ayudará soltar la preocupación alrededor de esos riesgos que tu mente ha agrandado.

Confía en ti

No importa lo que esté por venir, eres suficiente para afrontar lo que la vida traiga para tu hijo, llámese una intervención quirúrgica o cualquier cambio en su condición. Ten confianza plena de que le estás brindando lo que más necesita en esta experiencia humana: amor.

A partir de esta realidad puedes vivir en la paz del deber cumplido, como su padre o madre haces todo lo que está en tu mano y eso es suficiente. Después de nuestros límites nos abandonamos a un poder superior que algunos llaman Dios, entregamos con fe a nuestros hijos a la vida y a su destino. 

Recuerda que estás en un proceso de constante aprendizaje y crecimiento, de adaptación y esfuerzo, bien dicen que a nadie nos enseñan a ser padres y es un reto hacer frente a una condición tan especial y delicada como lo es una cardiopatía congénita.

Por esta razón, te invito a que hoy abraces la incertidumbre, que hagas las paces con ella porque es una gran maestra que nos pide rendirnos al perfecto ritmo de la vida, tan perfecto como los latidos de ese corazón especial que tanto amas.


*Patricia Mora es colaboradora invitada de nuestro blog. Es madre de una pequeña nacida con Anomalía de Ebstein que lamentablemente ya no está. Esta experiencia la motivó a crear el proyecto Madres Fénix, un espacio virtual donde las madres que han sufrido la pérdida de un hijo o hija encuentran acompañamiento, orientación y sororidad, en una comunidad que comparte experiencias similares. Este artículo refleja únicamente la opinión y postura individual de la colaboradora invitada. Si desea saber más de este proyecto, visite su sitio web aquí.

Corazones Unidos

CONVOCATORIA

Kardias, A.C. invita a todos los niños y niñas, de entre 5 y 17 años, que han sido beneficiarios de nuestro programa a participar en el 1er. Concurso de Dibujo Infantil Kardias con la temática: 

¡Quiero ser grande!

Invitamos a todas las familias Kardias a participar y apoyar a sus hijos e hijas para mostrar sus habilidades artísticas y echar a andar su imaginación 

La técnica es abierta, por lo que pueden usar acuarelas, crayolas, colores, plumones, gises, collage y todo lo que se les ocurra.

El dibujo debe representar qué quieren los niños y niñas ser cuando sean grandes.

El concurso estará abierto desde la publicación de la presente convocatoria y hasta las 23:59 hrs. del 10 de septiembre de 2020.

¿QUE NECESITAS PARA PARTICIPAR?  

1.- Debes tener entre 5 y 17 años de edad y haber sido beneficiario del Programa Kardias. 

2.- Dibuja o pinta sobre una cartulina o cartoncillo completo. 

3.- Elabora tu dibujo o pintura con pincel, lápiz, acrílicos, acuarela, crayones o cualquier otro material de tu elección. 

4.- Toma una fotografía donde se aprecie claramente tu dibujo (solo el dibujo) y también una foto tuya sosteniendo el dibujo.

5.- Pide apoyo a tus padres para enviar las dos fotografías por correo electrónico a info@kardias.org o por Whatsapp al numero 5530698156. En el correo cuéntanos también la historia de tu dibujo (breve descripción) y anota el título del dibujo, tu nombre completo y fecha de nacimiento.

SELECCIÓN DE GANADORES

Un comité de selección integrado por el equipo de Kardias, A.C. elegirá a los 15 finalistas del 1er Concurso de Dibujo Infantil Kardias, cuyos dibujos serán publicados en la página de Facebook de Kardias, donde se someterán a una votación de la comunidad. Los 10 dibujos más votados serán los ganadores, que recibirán un premio sorpresa y un reconocimiento. A esos 10 dibujos se les enviará un correo con instrucciones para que puedan enviar el dibujo original por servicio de mensajería, así como una autorización firmada por sus padres, madres o tutores legales, para que el material pueda ser utilizado por Kardias para fines de comunicación institucional. Les pedimos por eso que conservan muy bien sus dibujos porque no mandarlo será motivo de descalificación.

La votación abierta arrancará con la publicación de finalistas el lunes 14 y se cerrará el viernes 18 de septiembre..

PUBLICACIÓN DE RESULTADOS:

La votación se cerrará el 18 de septiembre a las 18:00 hrs (hora de la Ciudad de México) y los resultados serán dados a conocer el mismo día, a las 20:00 hrs, en la página de Facebook de Kardias.

— 

Consultorio KardiasProcedimientos médicosUncategorized

Entre 18,000 y 21,000 recién nacidos presentan una cardiopatía congénita cada año en México. Es la segunda causa de muerte en niños menores de 5 años por lo que es indispensable promover el diagnóstico temprano de esta condición. ¿Cómo detectar oportunamente las cardiopatías congénitas? La respuesta es: con un ecocardiograma fetal que permite detectar alguna enfermedad en el corazón desde el vientre materno.

No se sabe con exactitud cuáles son los factores que causan estas enfermedades del corazón pero la realidad es que los pacientes siguen naciendo y necesitando atención médica especializada.

¿Cuándo hacer el ecocardiograma fetal?

“En las primeras cinco semanas de gestación se forma el corazón, y a partir de la semana 18 se puede apreciar si este músculo llega a presentar agujeros, algunas válvulas tapadas o incluso, no se generan o no crecen ciertas cavidades”, explica la Dra. Fabiola Pérez Juárez, coordinadora de cardiología pediátrica del Centro Pediátrico del Corazón ABC-Kardias y especialista en ecocardiografía fetal. 

Existen cardiopatías congénitas críticas, es decir, que ponen en riesgo la vida del bebé en las primeras horas o días de vida, si no se tiene un diagnóstico oportuno y no son atendidas inmediatamente al nacer. En esos casos, el diagnóstico prenatal permite a las familias planear el nacimiento en conjunto con el cirujano, hemodinimista y cardiólogo para atender al recién nacido. Una vez que nace se evalúa si se le dan medicamentos, cirugía o cateterismo para resolver el problema de la cardiopatía. 

¿Dónde hacer el estudio?

Ya respondimos ¿Cómo detectar oportunamente las cardiopatías congénitas? pero ¿dónde hacerlo? Pues en el Centro Pediátrico del Corazón ABC Kardias. Ubicado dentro del Campus Observatorio del Centro Médico ABC, es el único dentro de un hospital privado dedicado exclusivamente al manejo integral de cardiopatías cuyos resultados han llevado a que los niños estén menos días en terapia intensiva, con una recuperación más rápida de la cirugía a diferencia de los pacientes que no son diagnosticados oportunamente.

La coordinadora de cardiología del Centro Pediátrico del Corazón ABC – Kardias, pone de manifiesto que es necesaria la detección oportuna y la mejor manera de hacerlo es que las mamás vayan a sus ultrasonidos habituales, al ultrasonido estructural donde el ginecólogo o médico materno fetal puede detectar que algo no está bien en el corazón y lo refieran el especialista en cardiología pediátrica.

Actualmente, casi todas las cardiopatías congénitas se pueden resolver de forma satisfactoria, pero siempre es importante que los recién nacidos sean atendidos por especialistas en pediatría para ser evaluados ya que existen diferentes cardiopatías: leves, severas y complejas.

“El pronóstico ha mejorado en los últimos años, cada vez tenemos más pacientes que llegan a la vida adulta, incluso, con cardiopatías complejas y hacen una vida normal”, indica la Dra. Fabiola Pérez, adscrita tanto al Instituto Nacional de Pediatría como al Centro Pediátrico del Corazón ABC – Kardias.

Atención especializada en cardiología pediátrica

La especialista puntualiza que, gracias al apoyo de Centro Médico ABC y a Kardias, se logró construir un centro de alta calidad no solo en recursos materiales, también en recursos humanos: “Somos médicos que constantemente nos estamos actualizando, vamos a rotaciones en hospitales que son líderes mundiales en cardiología pediátrica como el Texas Children´s Hospital, para mejorar la calidad en la atención de los niños y las niñas”. 

Finalmente, la Dra. Pérez recomienda a las mamás y papás poner atención si notan que sus hijos se ponen morados al llorar o comer, si se cansan mucho cuando comen o que tengan sudoración excesiva en la frente, que empapen la ropa o sábanas y que no suban de peso, ya que son algunos datos de alarma que necesitan ser valorados por el cardiólogo pediatra. 

Fuente: Veganlife.

Consultorio Kardias

¿Qué es el cateterismo cardíaco?

El cateterismo cardíaco consiste en insertar un catéter (tubo) en una vena o arteria en uno o ambos lados de la ingle y guiarlo hasta el corazón. A veces se inserta el catéter en otra parte del cuerpo, como el brazo o el cuello.

Este procedimiento se usa para diagnosticar problemas relacionados con el flujo sanguíneo y la anatomía del corazón, o para abrir o cerrar ciertas estructuras cardíacas. Su hija o hijo estará anestesiado o sedado, de modo que no sentirá nada.

No todas las cardiopatías congénitas se pueden tratar con un cateterismo terapéutico, pero para algunos casos el cateterismo es útil para hacer un diagnóstico más preciso. Si desea aclarar alguna duda, puede hacer una cita en el Centro Pediátrico del Corazón ABC-Kardias.

¿Qué se debe hacer antes de esta prueba?

A muchas niñas, niños y adolescentes les reconforta llevar consigo algún objeto al que tengan apego, así como algo que les ayude a distraerse mientras se lleva a cabo el cateterismo cardíaco. Una vez concluido, será más fácil mantenerlos relajados y tranquilos con una película o con alguna música que les guste.

¿Qué pasará después del procedimiento?

Las y los enfermeros revisarán repetidas veces los signos vitales del paciente (frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, temperatura, presión arterial) y el pulso en los pies, las piernas o los brazos.

Le pondrán una venda o un vendaje a presión donde se le insertó el catéter. El paciente tendrá que permanecer acostado en la cama sin mover el área afectada por unas horas después del procedimiento. Durante ese tiempo, no debe doblar las rodillas, sentarse ni levantar la cabeza, ya que estos movimientos ejercen presión en el sitio de inserción y podrían provocar una hemorragia. La o el enfermero le avisarán cuándo pueden levantarse.

¿Cómo debo cuidar a mi hija o hijo?

Revise el sitio de inserción para ver si sangra; de ser así, presione directamente el área por 15 minutos seguidos con un paño limpio o una gasa, y llame al médico de inmediato.

Tenga en cuenta que el sitio de inserción estará amoratado, pero si empeora o se hincha, deberá notificar a la o el médico.

Esté al tanto de los siguientes síntomas de infección:

  • Fiebre de más de 101 °F (38,4 °C)
  • Hinchazón, calor, enrojecimiento, sensibilidad o supuración en el área de inserción

Compare la temperatura y el color de las piernas o brazos del niño varias veces al día por dos días; revise si la pierna o el brazo donde se insertó el catéter están más fríos, pálidos u oscuros que lo usual.

Los primeros dos días después del procedimiento, está permitido lavar suavemente el área con agua y jabón en la ducha o con un baño de esponja, pero el paciente no debe bañarse en la tina.

Si tiene dolor, consulte con su médico si puede administrar un analgésico. Antes de dárselo, tómele la temperatura.

¿Qué puede comer?

Su hijo o hija puede tomar líquidos transparentes (por ejemplo paletas de hielo, agua, jugo de manzana o de uva verde, caldo, refrescos sin gas o gelatina). Si no vomita, le puede ofrecer alimentos normales gradualmente.

¿Cuál es el nivel de actividad apropiado?

Los primeros dos días después del procedimiento, evite los deportes de contacto, los juegos violentos o cualquier actividad que pueda ocasionar una caída. El paciente no podrá:

  • montar bicicleta ni hacer otras actividades que requieren ponerse a horcajadas
  • ir a la clase de educación física
  • subirse a un columpio
  • saltar
  • levantar cosas pesadas

¿En qué circunstancias llamo a la o el cardiólogo?

  • si ve señales de infección
  • si empeoran los moretones en el sitio de inserción
  • si la pierna o brazo donde se insertó el catéter están más fríos, pálidos u oscuros que lo usual
  • si sangra, aunque sea poco

¿Tiene más preguntas?

Este artículo sobre cateterismo cardíaco no es específico a su hijo o hija; sólo le ofrece información general. Si tiene alguna pregunta, contacte directamente a su cardiólogo. ¿Necesita una segunda opinión? Puede hacer una cita en el Centro Pediátrico del Corazón ABC-Kardias.

Fuente: Children’s Minnesotta

Consultorio Kardias

POR PATRICIA MORA*

Sabemos que quieres lo mejor para tu bebé, que hay horas de mucha angustia pero tu bebé, ¿es tu paciente? La respuesta es no, tu bebé no es tu paciente y tener claro cuál es el rol de los padres en la recuperación, hará una importante diferencia.

Las horas parecen transcurrir más lentamente cuando un bebé se encuentra internado en la Unidad de Cuidados Intensivos por una cardiopatía congénita o por la recuperación de una cirugía correctiva. Una montaña rusa de emociones te atraviesa y desafía día a día con nuevas noticias, cambios, sustos y su condición de salud a veces inestable, es una incertidumbre que traemos a cuestas.

Yo también viví esa experiencia y, es por esta razón, que hoy hago un llamado a los padres y madres a hacer conciencia de una realidad que muchas veces allí dentro nos pasa desapercibida: “Su bebé es su hijo, no su paciente” y al comprenderlo, podrán ser capaces de elevar la calidad de sus visitas, además de ajustar su rol ante ese ser que tanto aman. 

¿Por qué es tan importante tomar su papel?

Porque son los seres que más ama en su mundo, a quienes más conoce, a quienes más necesita. Identifica el sonido de sus voces, conoce su olor, su llanto, su risa, los siente e intuye incluso su estado de ánimo. Desde su nacimiento se crea un vínculo único donde le dan seguridad, amor, cuidados, sonrisas, todo esto nutre el alma de su bebé. Este es su rol, el de padres, nadie puede hacer este trabajo por ustedes y es por eso que deben tomar su papel ahora. En su próxima visita a su bebé tomen en cuenta lo siguiente:

Al médico lo que es del médico

Sé que es difícil estar ahí adentro y no ver las pantallas, los monitores, las medicinas y todos los cables que le han puesto a su bebé, sin embargo, cada vez que los vean piensen y repítanse que ese es el campo de doctores y enfermeras, ustedes no tienen juego ahí. Sabemos que en una sala de cuidados intensivos hay que estar siempre pendientes, pero no hay que obsesionarse con ello. Confíen plenamente en este maravilloso personal que atiende a su bebé las veinticuatro horas y suelten, está en las mejores manos.

El amor es la mejor medicina

Cuando estén ahí pongan toda su atención en el bebé, en su cuerpo, en sus sonidos, en su piel, en sus gestos, en su mirada. Aunque a veces cueste trabajo por el caudal emocional al que nos afrontamos en esos momentos, háblenle, que sus voces le transmitan la seguridad y tranquilidad que necesita ahora. Pueden elegir diferentes temas para platicarle: preséntenle a su familia y cuánto desean conocerla o conocerlo, hablen de sus abuelos, de sus primos, pueden contarle cómo se conocieron sus padres, sobre sus creencias y el Dios en el que creen, un bello cuento de cuna. Hay tantos hermosos temas que pueden compartir con su bebé y que a los tres los hará sentir bien mientras su vínculo crece y se fortalece.

Entregarse al momento

Cada minuto es valioso, es parte de su historia. Acompañarlo en su proceso de crecimiento y sanación es una tarea honorable para cualquier padre por lo que asegúrense de estar y dar su cien por cien, presente en todo momento. El trabajo, las amistades, la familia, todo puede esperar para ser atendido, ahora lo más importante en sus vidas es su bebé y su salud. Presten atención a todo lo que viven a su lado porque les está enseñando constantemente sobre la vida, sobre el amor y sobre la paternidad.

Disfruten a su bebé intensamente en cada una de sus visitas, recuerden que están ahí para ser sus padres, sus más fieles acompañantes en su camino de vida que lo aman incondicionalmente.

*Patricia Mora es colaboradora invitada de nuestro blog. Es madre de una pequeña nacida con Anomalía de Ebstein que lamentablemente ya no está. Esta experiencia la motivó a crear el proyecto Madres Fénix, un espacio virtual donde las madres que han sufrido la pérdida de un hijo o hija encuentran acompañamiento, orientación y sororidad, en una comunidad que comparte experiencias similares. Este artículo refleja únicamente la opinión y postura individual de la colaboradora invitada. Si desea saber más de este proyecto, visite su sitio web aquí.

Covid19

Durante esta pandemia hemos padecido una restricción del movimiento importante, al principio drástico y ahora más relajado, pero al fin y al cabo no podemos movernos como queremos y necesitamos. Basta ver las riadas de personas que salieron a la calle a pasear cuando se ha permitido en la desescalada (En España). Para las personas adultas, el confinamiento, es un problema, pero para las niñas y los niños suele ser un drama. El movimiento es vida.

Latidos de esperanza


POR PATRICIA MORA*

Quienes nos hemos embarazado sabemos que esta es una etapa de dicha y celebración, sin embargo, un embarazo donde se ha diagnosticado al bebé con una condición especial no es tarea fácil para ninguna madre o padre. Por eso aquí vamos a hablar sobre ¿cómo afrontar un embarazo con una condición prenatal de cardiopatía congénita?

Entiendo esto porque lo he vivido con mi hija, cuando a los cinco meses de gestación le diagnosticaron una cardiopatía congénita, lo que cambiaría radicalmente el curso de las cosas.

Es natural que exista una mezcla de miedo con sentimientos de impotencia, tristeza y frustración. Nadie nos prepara para este tipo de vivencias ni para estas noticias, realmente las afrontamos como mejor podemos y con los recursos que tenemos.

Estos casos nos demandan sacar lo mejor, no solo de nosotros como padres, sino por nuestro hijo o hija que puede percibir nuestros miedos y ansiedades. Este fue un proceso de gran aprendizaje y les comparto lo que considero de gran ayuda para darle un significado mayor a la experiencia de gestar a un ser especial.

Tienes derecho a todo

Decidimos organizar y celebrar el baby shower de mi hija, por la simple y sencilla razón de que ella lo merecía y nosotros también, como familia. Así que con mucha emoción y cariño elegí cada detalle para el evento: adornos, menú, juegos, invitadas y más. Fue una mañana maravillosa rodeada de familia y amigas que hoy recuerdo con amor y gratitud, pese a que los pronósticos para mi bebe eran muy reservados, fue un gran acierto celebrar su llegada al
mundo con alegría y gozo.

¿Por qué no hacerlo así? Tu bebe merece todo. Hagan lo que como padres les corresponde, hay que aprender a disfrutar la paternidad y maternidad especial desde que nuestro bebe viene en camino, independientemente del diagnóstico, lo que yo les recomiendo es: enfóquense en amarlo y darle todo lo que merece para su llegada a este mundo. No se arrepentirán.

Decora su habitación

No sabíamos si nuestra hija llegaría a casa con nosotros, pero decidimos acondicionar su cuarto y esperar lo mejor. Así que pintamos las paredes, pegamos figuras decorativas, recibimos la cuna y el cambiador, todo lo que nuestra hija necesitaría para llegar a su hogar.

Nos llenamos de ilusión y esperanza, como padres cumplimos con la tarea de preparar el cuarto para recibir a nuestra hija, les invito a que lo hagan también. Y cuando lo hagan, que sea con el corazón, prepárense para vivir ésta experiencia como padres y como seres humanos.

Aun cuando la incertidumbre pareciera nublarlo todo, encuentren ese rayo de luz y aférrense a él. Decora esa habitación, compra su ropa, prepara todo para la llegada de tu ser de corazón especial.

Amor sin condiciones

La condición especial que tiene tu hijo o hija poco se relaciona con la forma en la que ustedes lo aman. Los medicamentos, las visitas al médico, la espera, los análisis y estudios son aliados de la experiencia de amor incondicional y profundo que vivirán a lado de su hijo, sea cual sea su duración.

Aunque ahora no lo crean, amarán sus síntomas, características y su imperfección por el simple hecho de tratarse del más grande amor que les haya regalado la vida. Como otros padres con hijos sanos, de la misma manera amarán a su hijo o hija especial y es este el gran milagro que quizás no esperan. Prepárense.

Te amo, te suelto

Sabía que el corazón de mi hija, ese mismo que latía en mi vientre, podía detenerse en cualquier momento por su cardiopatía. Por eso es que, con dolor, me vi en la necesidad de aprender a soltar lo que más amo. Quizás les parezca fuerte, pero es sanador aceptar que la vida que han engendrado no está en su control ni les pertenece, de hecho, ninguno de nosotros tenemos control sobre el tiempo que viviremos.

Si siguen preguntándose ¿cómo afrontar un embarazo con una condición prenatal de cardiopatía congénita? Lo que yo les digo es: cuiden su embarazo y hagan lo que corresponde. Por supuesto que hay que intentar todo lo posible, acercarse a los mejores especialistas médicos, y eso es parte del amor que sienten, pero también es importante aprender a soltarlo.

Ámenlo profundamente y a la vez suéltenlo, permitan que la vida pase para él o ella y para ustedes. Háganlo libre de sus expectativas y exigencias, acéptenlo tal y como es.

No vean esto como una etapa de tristeza en su vida, por el contrario, es una experiencia de amor y aprendizaje porque la vida es bella tal y como es. Abracen la realidad con ternura y aceptación, como familia lo merecen.

*Patricia Mora es colaboradora invitada de nuestro blog. Es madre de una pequeña nacida con Anomalía de Ebstein que lamentablemente ya no está. Esta experiencia la motivó a crear el proyecto Madres Fénix, un espacio virtual donde las madres que han sufrido la pérdida de un hijo o hija encuentran acompañamiento, orientación y sororidad, en una comunidad que comparte experiencias similares. Este artículo refleja únicamente la opinión y postura individual de la colaboradora invitada. Si desea saber más de este proyecto, visite su sitio web aquí.

Spanish